Noticias

Javier Valdez y las historias detrás del narco
28 de Enero del 2013
Por Eliana Alvardo

“Cubrir el narco, si queremos ser mediocres, es contar muertes”, aseguró el periodista Javier Valdez Cárdenas, en la conferencia “Sociología, periodismo y violencia en Sinaloa”.

Valdez Cárdenas, corresponsal de La Jornada, además de reportero y fundador del semanario Río Doce, estuvo el pasado 25 de enero en el Auditorio de Sociología y Administración Pública, donde platicó con estudiantes sobre su experiencia en la cobertura del narcotráfico.

Señaló que el tema, si bien es considerado de alto riesgo para los periodistas, puede abordarse de diferentes maneras a como, dijo, se hace actualmente.

El especialista puso como ejemplo la publicación en la que participa y los libros de los que es autor: “Los morros del narco”, “Miss narco” y “Levantones”, en los que ha tratado de contar historias de personas, más que notas informativas.

“La nota diaria es muy pobre, es mediocre, es superficial, es el bote pronto, no ayuda a entender lo que está pasando, pero además, nos aleja de los medios, porque nosotros como personas no estamos ahí”, puntualizó.

Javier Valdez, sociólogo de profesión, mencionó que esta disciplina le ha ayudado de gran manera en el ejercicio del periodismo, por lo que recomendó a los futuros reporteros considerar la Sociología como parte de su estudio, y no guardar silencio ante lo que ocurre con la violencia en el país.

“Sí hay que entrarle al tema, pero es mejor publicar estas historias humanas, porque el silencio es complicidad y muerte, y yo ni estoy muerto ni soy cómplice, por eso le he apostado a contar el narcotráfico desde esta perspectiva”.

“Ojalá que esto cambie, que uno pueda ayudar, contribuir a que cambie, y si no, pues por lo menos para que la gente entienda lo que ocurre en las calles de este país”, expresó.

El evento fue realizado por la Academia de Teoría e Investigación Sociológicas y la Organización Integradora de Estudiantes de Sociología, y fungió como moderador el maestro Felipe Mora.